PRINCIPIOS:

 

Apoliticismo: El Control se ejerce libre de cualquier influencia político-partidista.

Autonomía: Expresada en la potestad de la entidad fiscalizadora para organizarse, ejercer sus funciones y adoptar decisiones, al margen de la intervención de los órganos, de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente.

Carácter Técnico: El control debe fundamentarse en la aplicación consistente de métodos y técnicas que sustenten la calidad y pertinencia de los resultados.

Economía: El costo del control no debe exceder el que resulte de la suma de los beneficios esperados de la acción fiscalizadora.

Celeridad Administrativa: El control debe practicarse sin paralizar o entrabar la gestión administrativa, optimizando su función fiscalizadora con procesos ágiles y eficaces.

Eficiencia: La contraloría en el ejercicio de sus funciones procura siempre el aprovechamiento máximo de sus recursos y de la capacidad con que cuenta. Con un mínimo de desperdicios para generar los resultados esperados con la calidad requerida.

Transparencia: La Contraloría ejerce el Control Fiscal Municipal manteniendo la claridad y transparencia en cada uno de sus procesos, así como en todas las actividades relacionadas con el control interno de la entidad.

Participación Ciudadana: La Contraloría del Municipio Bolívar, incentiva e incorpora a los ciudadanos en su gestión fiscalizadora, tal como lo estipula el Artículo 62 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Rendición de Cuentas: La Contraloría se fundamenta en su deber legal y ético de responder e informar por la administración, el manejo y los rendimientos de sus fondos, bienes o recursos públicos asignados y los resultados en el cumplimiento del mandato que le ha sido conferido.

 

VALORES

  • Ética
  • Honestidad
  • Imparcialidad
  • Compromiso
  • Responsabilidad
  • Objetividad
  • Lealtad
  • Respeto
  • Trabajo en Equipo
  • Disciplina
  • Puntualidad
  • Vocación de Servicio

Ética: Las funciones de la Contraloría se expresan en acciones acordes al código de ética profesional para el funcionamiento público, asumido por la Institución.

Honestidad: En el cumplimiento de las funciones de la Contraloría, prevalece la rectitud, lealtad, integridad e imparcialidad.

Imparcialidad: Las funciones de la Contraloría se ejercen con rectitud y equidad.

Compromiso: Los funcionarios de la Contraloría del municipio Sucre, deben reflejar en el cumplimiento de sus funciones, su compromiso con la Institución y con la comunidad.

Responsabilidad: Los funcionarios de la Contraloría del municipio Sucre, cumplen debidamente sus funciones y asumen las consecuencias de sus decisiones y actos.

Objetividad: La acción de control debe estar desprovista de la influencia de factores subjetivos que puedan alterar el carácter ecuánime de los resultados de la gestión fiscalizadora.

Lealtad: Las funciones del equipo de personas que forman parte de la Contraloría del Municipio Sucre, deben estar enmarcadas dentro del más estricto sentido de salvaguarda de los intereses de nuestra Institución, donde la nobleza y las actitudes de confidencialidad y reserva de la información estén por encima de cualquier interés.

Respeto: El equipo de trabajo que conforma la Contraloría del municipio Sucre debe aceptar y comprender tal y como son los demás, base fundamental para una convivencia sana y pacífica entre los miembros de la institución.

Trabajo en Equipo: Los funcionarios de la Contraloría del municipio Sucre, se identifican y hacen parte de un grupo de trabajo que armoniza sus acciones hacia el cumplimiento de los objetivos y metas propuestas por la entidad, asegurando un eficaz y efectivo cumplimiento de nuestros objetivos.

Disciplina: Los funcionarios de la Contraloría municipal de Sucre realizan sus funciones de forma ordenada para la consecución de los objetivos de manera eficaz y eficiente.

Puntualidad: Es la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones.

Vocación de Servicio: Orientado hacia las personas, dando preferencia a los requerimientos de la población y a la satisfacción de sus necesidades, con exclusión de conductas, motivaciones e intereses distintos al de la institución